Nuestro estilo

Portrait de David Ertel

Chaînes :

El arte Inuit de contar historias

Zacharias Kunuk(nacido en 1957 en Kapuivik, cerca de Igloolik). Ganador de la Camera d’or en Cannes 2001 por Atanarjuat The Fast Runner, la primera película de Isuma).

Nací en 1957 en una casa de adobe en Kapuivik, el campamento de invierno de mi familia, en la época en que vivíamos en la tierra (los Inuits fueron hasta hace pocos años básicamente nómadas). Vivíamos felices como mis ancestros, despertándonos con kamiks congeladas (botas típicas que hacen y portan los Inuits) que utilizábamos como almohadas. En 1965 los trabajadores del gobierno le dijeron a mi familia “tienen que enviar a sus hijos a la escuela o pueden perder la pensión de su familia”. Yo tenía nueve años y me estaba preparando para ser como mi padre. El siguiente verano me encontraba en una lancha rumbo a la comunidad de Igloolik con mi hermano. Mientras mis papas vivían en la tierra, yo vivía en el pueblo y aprendía el idioma inglés. Casi todas las semanas proyectaban películas en el Centro Comunitario. Costaba un cuarto de dólar entrar al cine. Fue en ese momento cuando empecé a trabajar el jabón para ganar dinero que me permitiera ir al cine. Me acuerdo de John Wayne del Oeste. John encabezaba la caballería estadounidense y mataba a los indios en la fortaleza. Un día los exploradores no regresaron, salimos a una escena donde hay soldados y caballos muertos, atravesados por flechas, y un soldado dice “que clase de indios (indígenas) hicieron esto”. Me quedé conmocionado como él. Eso es lo que aprendí en mi educación, a pensar como los soldados.

Cuando comencé a percibirme a mi mismo como indígena y como cineasta, aprendí que hay diferentes maneras de contar una misma historia. Las personas en Igloolik aprenden quienes somos y de dónde venimos, desde hace 4000 años, por medio del relato-cuento-leyenda, sin ningún idioma escrito. Después de muchos años vinieron los misioneros extranjeros que predicaban la palabra de los epístolas de San Pablo, diciéndoles a mis padres “Aléjense de su estilo antiguo de vida”. Hoy en día los jóvenes en Igloolik se están suicidando a un terrible costo.

¿4000 años de historia oral silenciada por cincuenta años de sacerdotes, escuelas y televisión por cable? Esta muerte de la historia esta pasando mientras transcurre mi vida. ¿Cómo ataron a los chamanes? ¿A dónde llevan estos suicidios? ¿Qué voy a contestar cuando sea anciano y no sepa nada de esto? ¿Voy a tener algo que decir? Últimamente he querido escribirle al obispo y decirle “¡Deja ir a mi gente!”.

En los años setenta Igloolik votó dos veces en contra de la televisión proveniente del sur ya que no contenía ningún programa en Inuktitut, no existía nada para nosotros. En lugar de la televisión, las personas contaban historias, me acuerdo que cuando mi papá y sus amigos regresaban de cacería, siempre se sentaban a contar la historia de la cacería mientas tomaban té. Desde entonces pensaba que sería maravilloso filmar los viajes de cacería, de esta manera no tendrías que contar las historias sino solamente mostrarlas.

En 1981 vendí las esculturas que hacía y me compré mi primer cámara de video. Cuando veía mis videos en casa, me daba cuenta que los niños se juntaban afuera para ver por la ventana, así de especial y única era la experiencia en un principio.

En el verano de 1985 recibí mi primer beca del Canada Council (Consejo de Canadá) para producir un video independiente desde la perspectiva de un indígena Inuk. En esa ocasión fui el director, Paul Apak el editor, Pauloosie Qulitalik, el narrador cultural; y, Norman Cohn, el camarógrafo. Este mismo grupo fue el que se convirtió mas adelante en el equipo de Isuma.

¿Podemos mantener la manera Inuit de contar cuentos-relatos-leyendas en el nuevo milenio? ¿Podemos escuchar a nuestros ancianos antes de que se mueran? ¿Podemos evitar que nuestros jóvenes se sigan suicidando como sucede actualmente en un 10% más que el promedio nacional? ¿Puede fortalecer a nuestra comunidad, región, país, producir programas de televisión basados en el trabajo en comunidad en Igloolik? ¿Existe un lugar en la industria del cine canadiense, para otro tipo de cine: un cine que exprese la manera de vernos a nosotros mismos?

En un intento por contestar estas preguntas queremos mostrar cómo sobrevivieron nuestros ancestros, precisamente, por medio de la fortaleza de su comunidad y por su ingenio y cómo, hoy día, contar la historia de una manera novedosa puede ayudar a nuestra comunidad a sobrevivir otros 1000 años.

Nuestro nombre Isuma significa “pensar”, como en “Productora de Pensamiento”. Nuestro edificio, que se encuentra en el centro de la comunidad de Igloolik, tiene un letrero grande en el frente que dice “Isuma” (Pensar). Jóvenes y ancianos trabajan en equipo para mantener el conocimiento de nuestros ancestros vivo. Creamos artefactos tradicionales, multimedia digital, y oportunidades de trabajo (mismo que son desesperadamente necesarios en esta actividad). Nuestras producciones ofrecen una perspectiva artística a través de la cual todos puedan ver de dónde venimos: lo que los Inuits eran capaces de hacer antes y lo que somos capaces de hacer ahora.